Saltar a contenidos

AMABIZIA - MADRE VIVA

Navegación

 
 
 

Menú principal

RSSNoticias

10/05/2016
ACERCA DE LA CONCILIACIÓN, LA PROPUESTA DE LA PPIINA Y LA PROPUESTA DE AMABIZIA

Desde Amabizia hemos realizado este análisis de la PPIINA esperando que sirva para sumar nuevas perspectivas en torno al tema de los permisos de maternidad y paternidad y los cuidados.

 
La plataforma PPIINA plantea los permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción como una forma de acabar con la discriminación hacia las mujeres y para conseguir la corresponsabilidad.
 
Nos parece muy positivo que haya una plataforma encargada de esos temas pero en nuestra opinión su contenido se queda muy reducido.
 
Consideraciones previas
 
Los permisos igualitarios solamente se plantean en el cuidado de personas menores y no en el de personas mayores aunque la mayor desigualdad y sobrecarga que soportan las mujeres es en el cuidado de éstas.
 
La maternidad es una opción y la "hijalidad" es prácticamente obligatoria para todas las mujeres.  No todas las mujeres tienen txikis pero todas prácticamente tienen madres, padres y otros familiares a quienes cuidar.
 
A principios del siglo pasado la esperanza de vida era 30 años menor que la actual, esto suponía que la 3ª generación no requería prácticamente de cuidados. Actualmente hay muchas personas mayores a las que atender y cuidar durante un tiempo más largo que el que se haya podido dedicar a la crianza.
 
Este trabajo recae como decimos, en las mujeres, cuidando directamente, solicitando permisos, excedencias, etc. incluso cuando se trata de la familia de la pareja.
 
 
Comentarios en cuanto a la discriminación
 
Las mujeres madres sufren una doble discriminación, por ser mujeres y por ser madres ya que la maternidad está penalizada social y laboralmente. La discriminación de las mujeres madres no se puede abordar sin antes acabar con la discriminación de las mujeres por cuestión de género.
 
A las mujeres, muchas veces se les pregunta cuando acceden a un empleo si tienen intención de ser madres y, si es así, se les penaliza, puede suceder que no se les proporcione el empleo y, en general, se les considera que no tienen disponibilidad suficiente.
 
Esta pregunta tan habitual creemos que tendría que estar penalizada de verdad ya que es una injerencia intolerable en la vida personal. A los hombres no se les pregunta si van a ser padres, si practican deportes de riesgo, etc.
 
Esto viene al hilo de que las bajas y permisos maternales no son superiores en número y días a otro tipo de bajas; sin embargo, son peor vistas a nivel social y laboral.
 
Las leyes indican que no puede haber ningún tipo de discriminación y que no se puede despedir a las mujeres por maternidad o por pedir los permisos pertinentes pero en la realidad no sucede así.
 
El día 22 de febrero se conmemoró el día de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. La brecha salarial existe en todos los países, también en Europa, siendo la comunidad de Navarra la más alta del estado español.
 
Mientras el sueldo de los hombres sea superior al de las mujeres, difícilmente el número de los permisos de paternidad que existen actualmente se equiparará a los de maternidad, ya que la economía familiar se resentiría notablemente.
 
Etapa reproductiva
 
La edad reproductiva de las mujeres coincide con la edad de preparación y la incorporación al mundo laboral. La dedicación a la etapa laboral conlleva que la edad de la gestación se está retrasando con las dificultades de salud que esto conlleva, hay menor número de embarazos, mayor número de abortos, mayor número de fecundaciones medicalizadas, aumento de embarazos múltiples, etc.
 
Todo esto supone un alto coste a nivel de salud (en todos sus aspectos) y económicos para la sociedad.
 
En lo concerniente a la etapa reproductiva, las mujeres puede que tengan abortos, pueden tener reducción de la jornada o baja por riesgo para el embarazo o lactancia, etc.;  estas bajas o permisos nunca los van a tener los hombres, evidentemente; así que la excusa de la discriminación por menor disponibilidad seguiría estando.
 
Habría que distinguir entre:
 
- baja sanitaria durante el tiempo preciso para la recuperación para las mujeres (6 semanas tras el nacimiento de la criatura).
- permiso de crianza para mujeres y hombres (10 semanas de permiso transferibles).
 
Trabajo y empleo
 
Hoy en día se considera trabajo únicamente el remunerado, es decir, el empleo. A nuestro entender, el cuidado también es trabajo aunque no esté remunerado (cuando está remunerado sí se considera trabajo).
 
Sería necesario valorar el trabajo de los cuidados y equiparar el trabajo de ?servucción? al de producción.
 
Por tanto, para acabar con la discriminación, sería necesario:
 
- que se cumpla la ley actual en cuanto a la Igualdad en todos sus aspectos.
- que se penalice de verdad cuando no se cumpla.
- que se elimine la brecha salarial.
- que se considere y valorice el trabajo de cuidados igualmente que los de producción.
- que puntúen los cuidados en el CV.
 
En una sociedad igualitaria estas discriminaciones no tendrían cabida
 
 
 
 
En cuanto a la corresponsabilidad
 
La corresponsabilidad compete a toda la sociedad, no solamente a madres y padres.
 
No se inicia con la maternidad-paternidad, hay que aprenderla desde la cuna, es un aprendizaje básico en el núcleo familiar y por lo tanto sería necesario incluirla en el diseño curricular base de todos los programas educativos.
 
Hoy en día, todavía se considera incluso en nuestra sociedad, que el trabajo de cuidados es propio de las mujeres, tanto el cuidado de criaturas como el de personas mayores y por eso no se valora ni social ni económicamente.
 
Si se eliminara la división sexual del trabajo y valorara igualmente el trabajo de cuidados con el de producción sería más fácil que ambos, mujeres y hombres lo realizaran por igual.
 
Es necesario que la sociedad sea ?cuidadana? y para ello hacen falta medidas de acción concretas.
 
Si queremos que haya corresponsabilidad hace falta:
 
- valorar igualmente el trabajo de cuidados y el productivo
- enseñar en todos los ámbitos los cuidados y autocuidados
- poner como requisito la formación en Igualdad y Corresponsabilidad para el acceso al empleo, por lo menos el público.
 
Si se trata de hacerlo por leyes obligatorias, estas son algunas de las medidas posibles:
 
- Servicio de Cuidados Obligatorio a toda la sociedad, bien en la propia familia o  en otras. Esto supondría un parón en el sistema laboral equivalente en tiempo al permiso de maternidad por lo que ya no tendría lugar la discriminación laboral por ese motivo.
- el tiempo restante de cuidados que se realizaría dentro de la familia, se restaría del horario laboral y tendría una remuneración hasta el 100% del salario a cargo del resto de la familia o del estado en su caso.
 
 
Permisos necesarios
 
Hay que tener en cuenta las características del ?cachorro humano? en cuanto a su dependencia en toda la etapa llamada ?exterogestación?.
 
Los permisos de maternidad tienen que adecuarse a las recomendaciones de la OMS que indica que la alimentación básica de los bebés sea la lactancia a demanda y en exclusiva hasta los 6 meses, esto supone una mayor necesidad de cuidado por parte de su madre en esa primera etapa. Esto, sin detrimento del cuidado por parte de otras personas.
 
Si los hombres fueran los que gestaran, parieran y amamantaran seguramente no necesitarían pedir un aumento en los permisos, se consideraría un trabajo importante y una gran aportación a la sociedad y seguramente los permisos serían más amplios de los que solicitan las mujeres.
 
En el norte de Europa que son los países más avanzados en Igualdad los permisos son mucho más amplios
 
Otras consideraciones
 
No se han escuchado las reivindicaciones que hacen las mujeres madres en cuanto a sus necesidades, como el permiso de 6 meses.
 
Que las mujeres y los hombres tengan permisos de crianza de igual tiempo es positivo, pero es una falacia que eso vaya a acabar con la discriminación y tampoco incidirá en la corresponsabilidad sin educación previa.
 
Con la propuesta de la PPIINA en la sociedad actual, podría ser que se penalizara a los hombres padres a favor de los que no fueran padres.
 
Hay diversos tipos de familia (por ej. monoparentales) por tanto se tendrían que prestar los cuidados de diferentes formas.
 
Que las mujeres se encarguen de la crianza parece que es negativo, más aún que el hecho de que se encarguen de los cuidados a mayores, ¿quizá porque la maternidad se ve como un retroceso  en lugar de  ser una opción y muchas mujeres la disfrutan?
 
Los hombres en general tienen que hacer una profunda reflexión acerca de la Igualdad y la Corresponsabilidad, siguen sin ocuparse mayoritariamente de los cuidados sobre todo a personas mayores, se ocupan muchas menos horas del trabajo de la casa, los horarios laborales son demasiado extensos tal como se ha reseñado muchas veces en Europa, etc.
 
Los hombres-padres no han hecho una reivindicación de permisos como padres, existe una delegación de la crianza en las mujeres, son los grupos de éstas los que solicitan el ampliar permisos de paternidad. Creemos que debe ser un trabajo propio en lugar de hacerlo por ellos (sería parte de lo que conocemos como la gestión de la pareja).
 
Esperamos que este análisis sirva para sumar nuevas perspectivas en torno al tema de los permisos de maternidad y paternidad y los cuidados.
 
Amabizia - Madre Viva
 
 
 

 

Anexo: Conciliación  (pdf 56.31KB)
Este web forma parte de: Portal de Asociaciones de Pamplona
© AMABIZIA - MADRE VIVA - Actualmente Amabizia no dispone de sede fija - 31001 - Pamplona - Tel. 625890040 - amabizia@gmail.com